No eres víctima de las circunstancias, tú decides tu destino